Un estudio a los usuarios que consumen cigarrillos electrónicos revela que el 66% ha dejado de fumar

Una compañía muy conocida del sector de los e-cigarrillos ha decidido realizar una encuesta sobre los usuarios que consumen este producto para ver cual es la eficacia que tiene en sus consumidores.

187 vapeadores de diferentes puntos de España, todos ellos voluntarios, respondieron a un cuestionario repleto de preguntas que les pudiesen guiar a una mejora del producto y sobre todo el encontrar que es lo que les lleva a vapear en vez de fumar en el caso de que no los compaginen.

Un 66 por ciento de los usuarios del cigarrillo electrónico reconoció haber dejado de fumar mientras que el 34 restante admitió que aun no habiendo dejado el hábito de fumar si habían logrado una disminución desde que lo utilizan.

En el estudio se ha desvelado que 7 de cada 10 consumidores han notado mejores físicas desde que lo usan, el 40 por ciento asegura que ha incrementado su capacidad pulmonar, un 10 por ciento menos cansado, el 8,5 ha vuelto a degustar de los sabores notablemente, y el 6 por ciento reconoce no tener la tos matutina tan degradable de los fumadores.

Gracias a estas mejoras entre otros muchos factores el 90 por ciento lo recomendaría «sin duda» a un amigo fumador como alternativa al tabaco, y sólo el 8 por ciento lo aconsejaría con «alguna reserva». Con esto podemos asegurar que la gente que lo ha probado realmente están a favor de su consumo y si que notan mejoras en su salud, a pesar de toda la polémica generada entorno al producto sus consumidores son los que mejor pueden definir sus sensaciones y por lo que se ve son claramente positivas.

Por otra parte, la encuesta ha mostrado que el 52 por ciento de los usuarios del cigarrillo electrónico son mujeres; el 58 por ciento tienen una edad entre los 35 y los 54 años, y el 25 por ciento entre 25 y 34 años. Además, menos del 3 por ciento tiene entre 18 y 24 años. Una de las críticas de los detractores es la posibilidad de que el e-cigarrillo pueda influenciar a los jóvenes ha iniciarse en el hábito de consumir nicotina, pero sorprendentemente en esta encuesta el porcentaje de la edad más joven es la más minoritaria.

Con respecto a la ocupación del vapeador, el 45 por ciento es asalariado, el 16 por ciento autónomo y el 14 por ciento se encuentra en situación de desempleo. Asimismo, los jubilados y los estudiantes tienen una representación minoritaria en el censo, con el 6 por ciento y el 3 por ciento respectivamente. Por comunidades autónomas, Cataluña (63%) y País Vasco (22%) son las que tienen un mayor número de vapeadores.

Finalmente, y en relación a la opinión que suscita entre los consultados la prohibición del uso del cigarrillo electrónico en lugares públicos, 8 de cada 10 cree que no debería llevarse a cabo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.