El verdadero origen del cigarrillo electrónico

Un estadounidense llamado Hebert Gilbert en 1963 patentó lo que sería el primer cigarrillo sin tabaco ni humo, en su patente describió cómo su dispositivo funcionaba, por «sustitución de tabaco en combustión y papel con aire aromatizado, caliente y húmedo.»El Dispositivo de Gilbert no involucraba nicotina, y los fumadores del dispositivo simplemente disfrutaban de un vapor con sabor. Los intentos de comercializar su invento fallaron y su producto cayó en el olvido.

En 1965 el producto llamó la atención de varias empresas, pero la tecnología de aquel entonces no se puede comparar con la que tenemos hoy en día y cualquier idea por muy buena que fuese costaba mucho más de salir adelante, por lo tanto, a causa de las limitaciones tecnológicas y la falta de conocimiento sobre los prejuicios del humo, nunca llegó a distribuirse.

Por lo tanto la idea de Hon lik, el hombre que en 2003 consiguió lanzar el cigarrillo electrónico al mercado, estaba basada e inspirada en lo que antes había creado Hebert Gilbert, pero con una idea mucho más clara de lo que quería conseguir y una tecnología más avanzada.

Hon Lik fue la primera persona en fabricar y vender ese producto, por primera vez en el mercado chino y luego a nivel internacional.

El inventor chino que inventó el cigarrillo electrónico en una visión inducida por la nicotina, dice que a pesar de su popularidad mundial, las versiones de imitación y disputas legales significan que ha luchado para sacar provecho de su creación.

Los fabricantes dicen que la falta de alquitrán y otros ingredientes, así como una ausencia de humo, hace que los dispositivos sean más seguros que los cigarrillos convencionales. La investigación de la revista médica británica The Lancet en agosto llamó a los e-cigarrillos como método más eficaz que los parches de nicotina para ayudar a dejar de fumar.

Tempranos diseños de los primeros e-cigarrillos fueron elaborados en los EE.UU. en la década de 1960, pero Hon Link se reconoce entre los comentaristas de la industria como la primera persona en desarrollar una versión comercial viable.

El principal objetivo de Hon lik es llegar a conseguir reemplazar el cigarrillo convencional por completo y poder acabar con una adicción que tal y como acabo con la vida de su padre pueda desaparecer y no seguir haciendo daño a nadie más.

Él llegó con su diseño en 2003, mientras trabajaba como investigador médico y tratando de dejar el hábito de un paquete al día que habia desarrollado en su adolescencia.

«En las noches a veces me olvidaba de quitarme el parche de nicotina, lo que me daba pesadillas toda la noche», dijo.

En uno de sus sueños dijo que se encontraba ahogado en un mar que se convirtió en una nube de vapor, dándole inspiración para el producto que garabateó en una libreta de noche.

Un año pasó perfeccionando el diseño, dijo, y despues las ventas despegaron y en 2006 Ruyan estaba «produciendo 24 horas al día aun con la demanda siendo superior a la oferta».

Pero ese mismo año, los informes de los medios de comunicación que describen sus productos como los ataques al corazón adictivas y causando abolladuras ventas.

La Administración de ventas de Tabaco en China acusó a la compañía de la publicidad irresponsable y recomendó a las tiendas de Pekín que dejaran de vender sus productos.

Hon dijo de la industria china de tabaco estatal – un poderoso grupo de presión que contribuye hasta en un 10 por ciento de los ingresos totales del Gobierno, según la Brookings Institution con sede en EE.UU. – no se fiaba de la competencia.

«A ninguna de las compañías de tabaco les gustaban nuestros productos, especialmente las grandes, y tienen influencia sobre los gobiernos», dijo Hon, acusando a la industria de la conducción en parte de la cobertura negativa.

«Es como la forma en que el inventor de una máquina de movimiento perpetuo recibiría presiones de la industria de la energía.»

Mientras tanto, las empresas rivales se originaron en China y en el extranjero. Pero Hon sostiene que son imitadores que infrinjen patentes propiedad de Dragonite International, una compañía que cotiza en Hong Kong de la que es director ejecutivo.

La firma ha presentado demandas contra varios fabricantes en los Estados Unidos, y segun él al menos uno ha aceptado un acuerdo extrajudicial.

«Se han hecho algunos pequeños ajustes, pero su estructura básica es la misma», dijo.

«Si hubiese recibido un solo mao ($0,02) de cada cigarrillo vendido, eso sería una cantidad enorme.»

La invención de Hon también ha experimentado un retroceso en Asia, con Australia, Singapur, Taiwán y Tailandia prohibiendo la venta de cigarrillos electrónicos por razones de seguridad.

Su mayor temor es que los gobiernos comiencen a clasificarlos como productos médicos, como en Hong Kong – donde las ventas son bajas – que podría limitar el mercado al someterlos a normas que no fueron diseñados para cumplir.

Su apuesta más reciente es hacer equipo con la segunda compañía de tabaco más grande de Europa, Imperial Tobacco, que ha anunciado su intención de pagar $ 75 millones para las patentes e-cigarrillos son propiedad de Dragonite, en la que dice Hon sólo tiene una pequeña participación.

El inventor dijo que los fondos serán invertidos en la compañía, y no obtendrán ningún beneficio económico inmediato.

Eric Bloomquist, un analista de la industria del tabaco independiente con sede en Londres, dijo que las patentes pueden haber sido lo suficientemente fuerte como para ser atractivo para Imperial, pero que también podrían perder relevancia como el producto evoluciona.

«Ellos encontraron las patentes convincentes», dijo, pero agregó que no estaba claro «a lo que las patentes grado de Dragonite son componentes críticos para los nuevos estándares en el mercado.»

Imperial dijo que la adquisición sería «fortalecer aún más nuestra creciente presencia en el sector e-vapor», pero no quiso dar más detalles.

Hon permanecerá en el negocio del e-cigarrillo como asesor de Imperial – Dice que «nada hay de contradictorio» en trabajar con una compañía de tabaco – y también trabajará en la elaboración de nuevos productos.

Él espera que su invención puede eventualmente reemplazar el cigarrillo convencional por completo – y tal vez le traiga el reconocimiento que dice que se merece.

«Es como una cámara digital, tomando el relevo de la cámara analógica. Se necesita tiempo», dijo.

«Mi fama se sigue el desarrollo de la industria del e -cigarrillo. Tal vez en 20 o 30 años voy a ser muy famoso.»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.