Ya no sale el mismo vapor que antes en mi cigarro electrónico

¿Has probado a limpiar el atomizador? Es una de las causas más comunes. Ya hemos hablado antes de la limpieza de atomizadores, os dejo una entrada de vapeadores.com que me ha parecido muy interesante. Recuerda de todas formas, que los atomizadores tienen un tiempo limitado de vida en función de su uso y ademas son sensibles a golpes y recalentones.

Tal vez algunos de ustedes se hayan encontrado con el problema de que sus atomizadores de sus e cigarettes ya no producen la misma cantidad de vapor que cuando recién los compraron, a algunos otros ya les habrá pasado que a sus atomizadores se les quedó un sabor horrible a quemado que con nada se quiere ir.

En cualquiera de los dos casos anteriores, muy probablemente sea tiempo limpiar los atomizadores, aquí les explico como hacerlo:

1- Sacar el exceso de líquido del atomizador.

Esto se consigue soplando vigorosamente por el extremo que se conecta a la batería hasta conseguir que no salga mas líquido por el otro extremo del atomizador.

2 – Enjuagar con agua corriente.

Puedes poner directamente el atomizador debajo del chorro del agua, primero por un extremo y después girando el atomizador para que también entre por el otro.

3 – Calentar agua hasta el punto de ebullición.

Ya sea que lo hagas en microondas (CUIDADO, NO METAS EL ATOMIZADOR AL MICROONDAS) o la calientes en la estufa, una vez que el agua esté hirviendo retírala e inmediatamente pon el atomizador dentro del agua, déjalo reposar unos minutos y repite el procedimiento un par de veces.

4 – Sacar Exceso de Agua.

Soplar por el extremo que se conecta a la batería para sacar todo el exceso de agua, sobre una toalla de papel dejar drenar el resto de agua que haya quedado, poniendo el atomizador con el extremo que va conectado a la batería hacía arriba, se debe dejar toda la noche para asegurarse de que quede perfectamente seco.

5 – Secar y Añadir eliquido.

Una vez que esté completamente seco, pones 3 o 4 gotas de líquido directamente adentro del atomizador y lo dejas reposar unos 3 o 4 minutos con la parte que va conectada a la batería hacía abajo, esto para que el eliquido impregne perfectamente la malla de metal y llegue al elemento que se calienta.

6 – Puesta en marcha.

Conecta el atomizador a una batería y da varias “caladas” hasta que comience a producir vapor, si después de 5 o 6 caladas no produce demasiado vapor, agrega mas gotas de líquido cuidando no llenar de mas el atomizador, sigue dando caladas hasta que empiece a producir una cantidad mas normal de vapor.

7 – Más vale prevenir que curar.

Este método también se puede usar de manera preventiva antes de que surja algún problema de mal sabor o baja producción de vapor, se puede hacer una vez por semana o cada dos semanas para mantener el atomizador lo mas limpio posible.

Más información interesante

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.