Como limpiar un claromizador

El claromizador es la parte más delicada de los cigarrillos electrónicos ya que es el encargado de transformar el líquido en vapor de agua. Existen una variedad muy amplia de ellos simplemente hay que encontrar la que más cubra nuestras necesidades.

Algunos son piezas no desmontables
donde simplemente retiramos la boquilla para introducir el líquido
como los conocidos C4 y F1. Son de los primeros claromizadores que
salieron y aun siendo un sistema sencillo tienen muy buenos
resultados.

Después de estos dos modelos conocemos
diferentes tipos que una vez quemada su resistencia simplemente
sustituimos esta pequeña pieza por otra sin necesidad de volver a
comprar uno entero nuevo.

Puedes encontrar el mismo modelo de
diferentes colores y aunque su función en la misma la gran variedad
de claromizadores es debido a que no todo el mundo busca las mismas
sensaciones al vapear. Muchos de los clientes necesitan generar mucho
vapor de la misma calada y aunque la batería sería el que más
influye en poder generarlo dependiendo de el claromizar esto también
puede afectar. Otros están hechos para intensificar su sabor y por
eso tienen la resistencia en la parte inferior, de este modo la mecha
no es larga sino corta y siempre está mojada al mismo nivel.

Un mal uso podría acortar la vida del
atomizador considerablemente. Su durabilidad dependerá de su uso,
está estipulado que su vida útil es de un mes para una persona que
lo utiliza regularmente y con un buen cuidado.

Cuando
llenamos por primera vez un claromizador tenemos que esperar unos 15
minutos después de echar el e-líquido para que la mecha interna de
la resistencia se humedezca bien y su sabor sea el esperado. El
claromizador debe limpiarse por fuera y por dentro con una servilleta
o papel sanitario que no deje residuos, también sople lo más fuerte
posible (por el lado que se conecta a la batería) para expulsar los
residuos del líquido y luego límpielo con la servilleta, el papel
siempre tiene que estar totalmente seco, no debemos utilizar ningún
tipo de líquido para ello.

Se recomienda limpiar el
atomizador del cigarro electrónico una vez por semana o como mucho
cada dos, pero hay dos síntomas claros que nos indican que debemos
limpiar el atomizador de nuestro cigarro electrónico. El primero es
cuando el atomizador ya no produce la misma cantidad de vapor que
cuando lo compramos y el segundo es cuando al vapear se nos queda una
sabor muy desagradable. En el segundo caso probablemente quiera decir
que el claromizador debe ser cambiado por uno nuevo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.