¿Debo dejar los cigarrillos convencionales para vapear?

Nadie nos obliga a dejar el cigarrillo convencional cuando empezamos a . De hecho, algunos combinan durante un tiempo el tabaco y el vapor. Ahora bien, por el motivo que sea, un altísimo porcentaje acaba por decantarse por el y rechazando el pitillo tradicional.

Si nos damos una vuelta por diversos foros en Internet, nos encontramos, principalmente, con 2 grupos de vapeadores que antes fumaban: los que durante un tiempo combinaron el cigarrillo electrónico con el analógico y los que decidieron dejar el hábito de forma radical. Pero en ningún caso obliga ni prescribe nadie que no se fume.

Al final preferiremos el e-cigarrilo

Sea como sea, los novatos con el cigarro electrónico experimentan una serie de sensaciones raras que les hacen pensar que no van a ser capaces de sustituir el hábito: suelen quejarse del peso, del tacto y de que el vapor no deja las mismas sensaciones que el humo. Y todo ello es cierto.

Cuanto antes nos concienciemos de que fumar y vapear no es lo mismo podremos empezar antes a dejar el maldito tabaco.

Ahora bien, pasados unos días, una semana a lo sumo, quien combina vapor y humo suele decantarse por el primero. Y quien ha dejado el tabaco no vuelve a él, ya que el sabor que deja el cigarrillo electrónico es infinitamente mejor.

El tabaco acabará por repelernos

De hecho, nos encontramos con testimonios en diferentes foros en los que los vapeadores resuelven dudas y comentan sus experiencias entre sí en los que casi el cien por cien apoya esta tesis. Tal es el caso de «Keichi_saotome»:

«después de unos días no solo me gustó más que fumar cigarrillos sino que además (…), en un momento de apuro (tuve un problema con mi e.cig) probé de nuevo un analógico y me dio asco a la 3ra pitada!!» [SIC]

Queda poco que añadir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.