Formas de vapear

Hay básicamente tres formas de vapear: En húmedo o tradicional, en seco y con cartomizador o carto.

Y para las tres formas, la manera de hacerlo es similar.

Daros cuenta que vapear NO es fumar y la forma de hacerlo se adquiere con rapidez, pero hay que acostumbrarse y olvidar la manera con la que inhalábamos con el cigarrillo.

La mejor manera de inhalar, es dando caladas muuuy laaargas, aspirando suavmente, no como si quisiéramos sacar la resistencia del ato por la boquilla de una chupada.

Como con el cigarrillo, no debes dar las caladas muy seguidas, pués se calentará el atomizador y el líquido no sabrá igual de bueno (incluso sabrá desagradable si está muy caliente). Al cigarrillo le pasa igual si das caladas muy seguidas.

Deja pasar, al menos, medio minuto entre calada y calada. (Me lo agradecerás ).

Al principio no suele salirnos bien y pensamos… a mí no me sale vapor… ¡uf que fuerte está esto!… Se me llena la boca de líquido, ¡Puag!…¡Vaya rollo es esto!

Si «[email protected]», si. A todos nos ha pasado… no eres el único.

Es cuestión de paciencia y de cambiar el «chip»… ya no somos apestosos fumadores, somos, perfumados vapeadores.

Vapear en húmedo:

Es la forma tradicional de vapear y consiste en rellenar con líquido los cartuchos o boquillas, que adquirimos al comprar nuestros e-cigs.

Uno de sus grandes inconvenientes, es que se reseca la parte del perlón que está más cerca de la rejilla metálica del ato y comienza a dar sabor a quemado (como trapo quemado).

Su gran ventaja, pues que le suelen caber de 12 a 14 gotas de líquido y eso supone el equivalente a 4 ó 5 cigarrillos (unas 24 a 30 caladas).

Vapear en seco:

Se llama «en seco», porque no utilizamos (lo quitamos) el perlón del cartucho o boquilla y goteamos directamente el líquido (máximo tres gotas, el equivalente a un cigarrillo… unas 5 ó 6 caladas) sobre la rejilla metálica del atomizador.

Podemos hacerlo usando el cartucho o boquilla, poniendo y quitando cada vez el cartucho para gotear sobre la rejilla metálica del atomizador, o por el contrario, usar los llamados «drip-tips», que no son ni más ni menos que unos tubitos huecos que se acoplan al atomizador, permitiendo el goteo del líquido, sin tener que estar quitando y poniendo el cartucho a cada vez.

Esta forma de vapear es la preferida de un gran número de ·«vapers», entre los que me encuentro.

Tiene el inconveniente de que si te pasas con el líquido, se inunda el atomizador, chorrea por el agujero de ventilación, comienza a burbujear y deja de vapear de forma correcta, teniendo que escurrirlo sobre papel absorbente y soplarlo, para quitar el exceso de líquido acumulado.

Amén de que si encima usas baterías automáticas y chorrea el líquido dentro de ellas, pues ya te puedes despedir de las mismas.

Vapear con Cartomizador:

El Cartomizador, es uno de los últimos inventos desarrollados para vapear de manera más cómoda en todo lugar, ya que suelen ser capaces de cargar 1 ml. de líquido, lo que puede equivaler, casi, a medio paquete largo de cigarrillos.

Básicamente, son la fusión de un atomizador y de un cartucho o boquilla.

Pueden recargarse un promedio de 6 a 8 veces.

Son, por lo tanto, consumibles.

Su forma de rellenado es bastante simple. Nos ayudaremos de un clip para levantar la tapita de silicona y con una jeringa y una aguja hipodérmica, realizamos el rellenado.

Autor: Uviman

Fuente: http://www.vapeando.com/foro/viewtopic.php?f=9&t=8483

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.